Cooperativa "Organopónico Vivero Alamar"

warning: Parameter 2 to gmap_gmap() expected to be a reference, value given in /home/clc/public_html/includes/module.inc on line 471.

La cooperativa "Organopónico Vivero Alamar" fue constituida en el año 1997. En el momento de su creación poseía un  área de 800 m². Está situada en Alamar, municipio de La Habana del Este, Ciudad de La Habana. En sus alrededores viven alrededor de 100 000 personas.

La cooperativa se ha ampliado, sus tierras actualmente ocupan un  área de 11 hectáreas. La integran 139 cooperativistas, de ellos 34 son mujeres, lo que equivale al 24,4%. Está especializada en el cultivo de vegetales, hortalizas y algunos tubérculos. De los 139 miembros que tiene la cooperativa, 23 son jóvenes, lo que representa el 16,5%.

El nivel escolar está representado de la siguiente forma: 16 cooperativistas tienen nivel universitario (ingenieros agrícolas, agrónomos, veterinarios, economistas, etc), 29 son técnicos medios, 30 han alcanzado el 12 grado (escolaridad media superior), 55 poseen el 9no grado (escolaridad media básica) y 9 tienen hasta el 6to grado (escolaridad primaria).

La cooperativa "Organopónico Vivero Alamar" está estructurada a partir de un Administrador y de una Junta de Administración. Sus miembros celebran la Asamblea General mensualmente, donde analizan el trabajo realizado y discuten y aprueban el futuro trabajo a realizar para el próximo mes.

La  unidad productiva tiene diferentes áreas de trabajo: producción, economía, protección física, mantenimiento y servicios. Posee puestos de trabajo que se encargan  del tratamiento y utilización de la materia orgánica y posee una pequeña agroindustria. Hay miembros de la cooperativa que trabajan la parte comercial, por ejemplo, algunos trabajan en el punto de venta para la comercialización de los vegetales a la población, mientras otros cooperativistas están en las  casas de cultivo, de posturas, frutales y plantas ornamentales.  Aquí se cultivan y comercializan las siguientes hortalizas: lechuga, cebollinos, tomate, col, pepinos, apio, orégano, acelga y algunos tubérculos como el boniato y la yuca.

Además, la cooperativa cultiva plantas medicinales: apasote, manzanilla, menta, toronjil de menta, pasiflora, sábila; plantas aromáticas: apio, cilantro, hierba buena, orégano, perejil y plantas espirituales: abrecamino, cordovan, nomeolvides, frescura, paraíso. El cultivo de estas variedades de plantas está estrechamente ligado al empleo de la medicina tradicional por parte de la población  y a las creencias religiosas existentes en el país.

Para elevar el desarrollo económico productivo de la cooperativa, la Junta de Administración conjuntamente con sus miembros se ha esforzado en la introducción y utilización de nuevas tecnologías agrícolas, entre las que se destacan:

  • construcción de casa de posturas (plántulas ) en cepellón[2], para acelerar el cultivo de los vegetales y hortalizas
  • utilización del humus de lombriz y el compost
  • construcción de pozos en sus tierras, para poseer el agua necesaria para los cultivos
  • perfeccionamiento del sistema de riego
  • desarrollo de cultivos protegidos y semiprotegidos
  • diversificación de la producción
  • utilización de productos naturales para combatir las plagas y enfermedades.

Los miembros de la cooperativa "Organopónico Vivero Alamar" están capacitados para la aplicación de los principios agroecológicos en sus áreas productivas con el fin de  obtener productos sanos para el consumo de la población y contribuir a la preservación del medio ambiente. Para poder lograr lo antes señalado se esfuerzan en utilizar las siguientes estrategias agrícolas: rotación de cultivos, protección y control de acceso a las áreas cultivables, introducción de plantas repelentes y atrayentes de plagas y enfermedades para los cultivos, utilización de productos naturales y barreras vivas entre otras.

La cooperativa "Organopónico Vivero Alamar" desde hace casi diez años trabaja en estrecha colaboración con la ONG Agro Acción Alemana y las contrapartes cubanas, la Asociación Cubana de Producción Animal (ACPA) y la Asociación Cubana de Técnicos Agrícolas y Forestales (ACTAF). Estas organizaciones han apoyado, con recursos y financiamiento, la construcción de un invernadero para la producción de vegetales y su comercialización parcial en divisas, un aula de capacitación para los miembros de la cooperativa y el intercambio de experiencias con otros productores y cooperativas, diferentes sistemas de riegos eficientes para el cultivo de hortalizas y la producción de humus y compost, entre otras acciones concretas de ayuda y colaboración necesaria.

La cooperativa y sus jóvenes.

La incorporación de los jóvenes a las labores agrícolas en el país ha sido compleja en todo momento, y ha estado matizada por el elevado nivel cultural alcanzado por la población a partir del triunfo de la Revolución en 1959. Por esta razón muchos de los jóvenes  han preferido no quedarse en el campo a trabajar y han aprovechado  la posibilidad de encontrar empleos en otros sectores más competitivos y atrayentes que la agricultura.

La cantidad de jóvenes que trabajan en la cooperativa "Organopónico Vivero Alamar" es de 23, lo que representa el 16,5% de los 139 miembros de la cooperativa. Las edades de los jóvenes oscilan entre 17 hasta 35 años. Ellos se desempeñan en diferentes puestos de trabajo: comercialización, jefe de almacén, plantas ornamentales, atención al área económica de la cooperativa, agroindustria y jóvenes vinculados directamente  a las tareas agrícolas en el campo.

Para Isis S., joven fundadora de la cooperativa en 1997, desempeñarse como Responsable de la agroindustria significa una responsabilidad y un esfuerzo por ser cada día más útil a  su cooperativa. Cuando la cooperativa lo necesita ella trabaja en las áreas agrícolas para satisfacer las demandas de la producción en el momento indicado.  Es madre de dos niños, está estudiando en la universidad para convertirse en Agrónoma. Cuando se incorporó a la cooperativa pensó que sería por poco tiempo, pero los resultados económico- productivos alcanzados por la cooperativa han contribuido a que se motive a trabajar cada día mejor en su puesto laboral. Vive muy cerca de la cooperativa, tiene cada mes una retribución salarial buena, su papá trabaja aquí también. Ella comenzó como vendedora y luego fue capacitada en el  Instituto de Investigaciones Fundamentales en Agricultura Tropical (INIFAT), pasó a trabajar en la Casa de posturas (plántulas) y después llegó a la agroindustria, donde cursó primeramente un taller impartido por especialistas en conservación de alimentos. Ella considera que al principio "lo feo en la cooperativa fue tornándose bonito" y ya en estos momentos está motivada a seguir aquí, terminar su carrera universitaria y ser más útil a la cooperativa, lo cual constituye  un compromiso moral.

Por otra parte,  Lauren H. se incorporó a la cooperativa hace 11 meses. Tiene un niño pequeño, vive en una comunidad muy cerca. Trabaja en el área de plantas ornamentales. Estudia Agronomía todos los sábados en la Universidad Agraria de La Habana. Le gusta mucho lo que realiza en la cooperativa, cuando se incorporó a trabajar recibió una capacitación para desempeñarse en las labores actuales. Los resultados económicos alcanzados, las buenas condiciones de trabajo (relaciones humanas, estimulación salarial, capacitación y cercanía de su vivienda) constituyen los factores fundamentales para su incorporación a ese trabajo.

En el área de comercialización está Alexei P. que se desempeña como Jefe de Almacén. Hace un año y medio se incorporó a la cooperativa, vive cerca, en la Zona 11 de Alamar. Le es muy fácil llegar todos los días a su trabajo. Las principales motivaciones que tiene para permanecer en su puesto de trabajo son: amar el aire puro, la naturaleza, la tranquilidad en su trabajo, la cercanía de su casa, las buenas relaciones humanas existentes en el colectivo de la cooperativa, las ganancias monetarias que tiene cada mes, las atenciones que recibe de la cooperativa (toda la alimentación diaria es gratuita, las actividades culturales y festivas las cubre la cooperativa). Considera que todos esos beneficios y buenos resultados que tiene la cooperativa contribuyen a que otros jóvenes se interesen por trabajar en ella.

Yuleidis R., conocida como Yuya, hace tres años está trabajando en la cooperativa. Comenzó como vendedora en el puesto de ventas de la unidad productiva. Atiende ahora un área de la economía, controla los medios básicos y las ventas que realiza la cooperativa, concilia las compras de los productos, las cuentas por cobrar. Se siente contenta de ser cooperativista. Su papá trabaja aquí, vive cerca, la atención es buena, pagan bien, el ambiente es agradable.

Como se observa estos jóvenes se sienten identificados y comprometidos con el trabajo en la cooperativa. El resto de los entrevistados también están contentos con las labores que realizan.

¿Cuáles son las principales motivaciones que tienen estos jóvenes para permanecer en esta cooperativa?

La cooperativa ha contado desde su fundación en 1997 con una acertada dirección, se ha mantenido el mismo Administrador que en reiteradas ocasiones, ha sido reelegido para continuar su trabajo; la Junta de Administración trabaja estrechamente vinculada a los diferentes puestos de trabajo, interesándose por cada miembro de la cooperativa; existe un Programa de capacitación para las necesidades de la unidad productiva; se aprecia  un  alto sentido de pertenencia alcanzado por todos los miembros de la cooperativa, sustentado principalmente por una acertada política de prioridades dirigida a todas las personas que laboran en la cooperativa; hay constantes opciones de superación, información mensualmente del estado actual económico y social de la cooperativa y un incremento de las utilidades, lo que contribuye a mejorar y elevar el nivel de vida de los cooperativistas y sus familiares.

Es necesario expresar, además,  que la producción de los vegetales y hortalizas alcanzadas diariamente por la cooperativa es valorada como muy positiva por los miembros de las comunidades cercanas que, a diario, acuden al punto de venta para comprar estos productos sanos y  producidos de modo ecológico.

Preocupaciones y desafíos de los jóvenes de la cooperativa "Organopónico Vivero Alamar".

El trabajo en la agricultura no es bien visto y aceptado por la mayoría de los jóvenes,  muchos de ellos prefieren optar por otros puestos de trabajo en lugares donde sean mejor remunerados y donde las condiciones de trabajo sean menos difíciles.

En el caso específico de esta cooperativa, la juventud que trabaja allí aspira a que otras personas de  su edad aproximadamente se motiven a trabajar junto a ellos, para eso está claro que los resultados económicos actuales deben mantenerse o aumentar y seguir mejorando las condiciones de trabajo, no obstante  reconocen que aquí son bien atendidos y tienen facilidades que en otros trabajos no existen ( desayuno, almuerzo y merienda gratis diariamente, buena estimulación económica, celebraciones de fechas y aniversarios nacionales, donde la cooperativa corre con todos los gastos, entre otros).

Una gran insatisfacción está relacionada con un déficit de viviendas a nivel de país, situación que se agrava en el caso de muchos de los jóvenes cooperativistas que tienen hijos o que desean establecer una familia. El reto a vencer por la cooperativa en las difíciles condiciones económicas y de recrudecimiento del bloqueo norteamericano que vive el país consiste en tratar de satisfacer esa necesidad. De  no poderse resolver este problema, es posible que algunos de los jóvenes busquen opciones de trabajo fuera de la agricultura.

La posibilidad de mantener el trabajo de la cooperativa como referencia nacional para otras unidades productivas así como la buena planificación y uso de los recursos recibidos por ONG extranjeras y cubanas, hasta el día de hoy, constituyen un reto diario para todos los miembros de la cooperativa.

Finalmente los jóvenes de la cooperativa "Organopónico Vivero Alamar" tienen el gran desafío de seguir destacándose con buenos resultados económicos y de dirección en los diferentes puestos de trabajo que ocupan con el fin de ser propuestos para miembros de la Junta de Administración de la cooperativa.

El trabajo del grupo de jóvenes en la cooperativa es muy bueno, no obstante  son pocos los que frecuentemente se acercan a la unidad productividad con el propósito de trabajar en ella: existe la necesidad de seguir elevando el trabajo económico-social e incrementar el nivel de vida y de trabajo de cada persona que se sienta motivada a trabajar en la agricultura.

Fuentes:

- Datos suministrados por la cooperativa "Organopónico Vivero Alamar". Octubre-noviembre 2007.

- Entrevistas individuales y grupales a miembros de la cooperativa "Organopónico Vivero Alamar". Octubre-noviembre 2007.

[2] Utilizar las posturas en cepellón tiene las siguientes ventajas: suprimir el estrés en el momento del trasplante,  obtener las posturas más fuertes y sanas y lograr una mayor defensa ante la lluvia y el viento.

Creator - Author(s) Name and Title(s): 
Dr. Reynaldo Miguel Jiménez Guethón, Profesor e Investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), Universidad de La Habana
Publication Information: 
Youth Reinventing Co-operatives Volume 2
Date: 
Thursday, January 1, 2009

Location

Alamar
Cuba